Estufa eléctrica decorativa

La función principal de una estufa eléctrica es la de intercambiar calor con el ambiente que la rodea; en este caso, el calor proviene de la transformación de la energía eléctrica en energía calórica.

En Chemin’arte, el concepto de estufa es llevado aún más allá, ofreciendo dispositivos que, además de calentar el ambiente, se ven muy bien. La gama de chimeneas, toalleros y radiadores te brinda una gran libertad de proveer el calor que necesita tu hogar mientras que permites que destaque tu buen gusto y carácter estético.

¿Dónde instalarla?

Para cada aplicación existe un aparato que emite calor que se ajuste. Si queremos utilizar una estufa eléctrica decorativa en la habitación, lo más conveniente es instalar radiadores, mientras que en áreas comunes como un recibidor, o sala, o lobby, la mejor elección es la chimenea; para otras aplicaciones, un toallero puede ser lo que estés buscando.

Físicamente hablando, los equipos tipo estufa, tienen distintos modos de instalación. En algunos casos, solo tendrás que colgarlos de una pared, mientras que en otros tendrás que realizar una instalación más compleja; todo dependerá de efecto de diseño que quieras crear.

Aunque existen aplicaciones específicas para cada aparato, no permitas que eso te limite, puedes instalar una chimenea decorativa en las habitaciones, si deseas destacar ese espacio. Los radiadores suelen ser elementos más discreto  y sencillos; si eso es lo que deseas para tu sala, lo puedes usar allí, siempre teniendo en cuenta la capacidad de calentamiento del equipo.

¿Cómo funcionan?

Todas las estufas eléctricas decorativas son distintas. En algunos casos son de inercia seca, en otros son de radiación seca o de inercia cerámica y eso los hace mejores en ciertas condiciones, por ejemplo, en cuartos de baño, un radiador de inercia es ideal, pues brinda un medio de calefacción instantáneo, que no consume mucha energía.

Para que la estufa funcione, se alimenta de una toma de electricidad común, por lo que la instalación es bastante sencilla.

Las estufas eléctricas se han puesto de moda: diseño y consumo inteligente

Sin dudas, el avance y aplicación de la inercia térmica ha permitido que las estufas eléctricas decorativas ganen popularidad entre los que desean tener un hogar acogedor que luzca bien.

El secreto de la inercia térmica y por tanto, de las estufas eléctricas, es que permite ir disipando el calor de forma constante y homogénea, incluso luego de que apagas el equipo; he allí donde comienza el ahorro.

Puedes ahorrar hasta un 25 por ciento en tu factura si usas de manera inteligente tu estufa por inercia, pues no necesitas que esté encendida todo el tiempo. Si la apagas antes de que salgas de casa, ella seguirá emitiendo el calor necesario por cierto tiempo; ese calor es almacenado en el dispositivo.

Una vez solucionado lo del ahorro de energía, nos encontramos con modelos altamente personalizables que te permiten adaptar el aparato a tus necesidades estéticas. Así, puedes usar radiadores en las habitaciones de tus niños y colocarle pegatinas, o incluso puedes pintar el equipo sin que afecte su funcionamiento. En el caso de los radiadores decorativos, notarás que se trata de una placa de vidrio, muy elegante, que se integra perfectamente a la decoración de tu hogar.

Consideraciones para su uso

Una de las características que debes revisar antes de comprar una estufa eléctrica de Chemin’arte es la capacidad de calefacción y el consumo medio del aparato. De manera general, estos equipos están pensados para calentar espacios puntuales que no sean muy grandes.

Las dimensiones del equipo también juegan un factor fundamental, así como existen equipos de calefacción pequeños y prácticos, otros son grandes y se destacan para imprimir un valor de diseño más contundente.

Si tomamos algunos ejemplos de los modelos de Chemin’arte. Un radiador decorativo de inercia térmica de 425 W es ideal para calentar espacios de hasta 7 metros cuadrados; su eficiencia dependerá del nivel de calefacción deseado y del aislamiento.

Por su parte, un radiador de inercia cerámica de 1000 W es capaz de calentar habitaciones de hasta 25 metros cuadrados, tomando las consideraciones de aislamiento y nivel de calefacción.

Así, existen distintos modelos con distintas estéticas y con muchas funciones adicionales que pueden ser perfectos para tu hogar ¡solo debes conocer las opciones!

Comparte este artículo en

Chemin'Arte