¿Cuánto gasta una chimenea eléctrica?

La calefacción de nuestros espacios, más que un tema de confort, es una necesidad básica. Nuestro cuerpo necesita estar a una temperatura adecuada que le permita cumplir sus funciones habituales. Una diferencia de calor entre el exterior y nuestro cuerpo muy marcada hará que el equilibrio se rompa; es allí donde entra en juego la calefacción, por ejemplo, una chimenea.
Ahora bien, la generación de calor, o de frío, supone un gasto de energía que, en nuestro caso, supone un impacto en nuestros bolsillos.

Al buscar opciones de chimeneas, las personas suelen preguntarse cuánto gasta una chimenea eléctrica y esto se debe a que, de todos los servicios energéticos que pagamos, la electricidad suele ser uno de los más costosos.
Conozcamos más sobre el consumo energético de las chimeneas eléctricas.

 

Consideraciones para el cálculo

 

Lo primero que debemos saber para determinar cuánto gasta una chimenea eléctrica es que esta cuenta con dos funciones diferenciadas: la recreación de llamas que imitan a las reales y la generación de calor.

Para el sistema de luces que cumple una función más estética, el consumo de la chimenea es muy poco, esto tomando como referencia el sistema de luces de las chimeneas de Chemin’arte, el cual está basado en la tecnología LED. El consumo, si solo se usan las luces, no supera los 20 W dependiendo del modelo, lo que es mucho menos que una bombilla regular; de hecho, el consumo de una bombilla está alrededor de 150 W.

Si hablamos del sistema de calefacción, encontraremos modelos que consumen desde 1000 W hasta 3000 W (1 kW/hora – 3 kW/hora). En algunos casos, los modelos vienen con modos que se puede variar, es decir, una misma chimenea puede operar a 1000 W o 2000 W.

La elección del consumo y el consumo como tal dependerá del espacio a calentar y de las horas que esté funcionando el aparato.
Si se compara con un sistema de calefacción general, la chimenea eléctrica ofrece una ventaja operativa y de coste, ya que se puede usar de forma puntual, solo cuando lo necesitemos y en la habitación que deseemos.

Comparte este artículo en

Chemin'Arte